arrow_downward

Tips para cuidar la piel del sol

La buena fama del bloqueador solar no es gratuita. Por algo dicen que es el más efectivo antiarrugas. Una persona que lo use a diario en la piel del rostro y en aquellas zonas que más expone al sol o a sus nocivos rayos, que incluso actúan en los días más nublados, tendrá menos probabilidades de sufrir fotoenvejecimiento, que es causado por los rayos UVA y UVB, que hacen que aparezcan de manera prematura arrugas, manchas y flacidez. Esto sin contar que aumentan los riesgos de cáncer de piel.

 

Las zonas más candentes

 

La radiación ultravioleta por lo general es más intensa en las zonas altas andinas del país que en las costeras o a nivel del mar.
Se ha demostrado que en las montañas la intensidad de la radiación ultravioleta aumenta aproximadamente un 10 por ciento con cada 1.000 metros de incremento de la altitud.


La intensidad de la radiación es mayor entre los meses de diciembre y marzo, pero es vital protegernos de los rayos solares los 365 días, en cualquier ciudad en la que vivamos.

 

10 mandamientos de protección solar

 

 

 

Para que la protección cosmética no solo sea potente sino además agradable a la piel, es preferible buscar que el bloqueador sea no graso, no comedogénico y preferiblemente que contenga vitamina E antioxidante por sus beneficios acondicionadores en la piel. Cuando elija el suyo, tenga en cuenta:

 

1. Que tenga protección ante los rayos ultravioleta de tipo A y B (UV-B y UV-A). Estos dos tipos de radiaciones solares envejecen y producen cáncer en la piel. Por ejemplo, en EE. UU. los productos que tienen protección contra estas radiaciones tienen la descripción en la etiqueta de ‘amplio espectro’.

 

2. El Factor de Protección Solar (FPS) recomendado, por lo general, para pieles de tez oscura debe ser mínimo de 30 (FPS 30). Para pieles de tez clara debe ser de 50 (FPS 50).

 

 

3. El número del FPS no determina la cantidad de aplicaciones diarias. Todo protector solar debe aplicarse cada tres o máximo cuatro horas, en condiciones normales, en la mañana y al mediodía.

 

 

4. Hay fotoprotectores indicados para cada tipo de piel, por ejemplo, en crema y emulsiones para las más secas; fluidos, emulsiones o sprays para las mixtas; en gel y lociones fluidas para las grasas o con tendencia acnéica. Tenga en cuenta también su estilo de vida o circunstancias de exposición al elegirlo.

 

 

5. El Factor de Protección Solar o FPS señalado en el empaque indica el nivel de protección frente a los rayos UV-B, que son responsables de producir enrojecimiento, quemaduras y cáncer en la piel. Un FPS 50 es suficiente para protegernos, ya que absorbe el 98 por ciento de los rayos UV-B. Es decir, no existen diferencias. Por regulación en Europa y otros países de nuestra región, como México y Chile, solo se permite comunicar en el empaque FPS 50+.

 

 

6. Descripciones en el empaque como ‘amplio espectro’ o PA ++++ indica el grado de protección frente a los rayos UV-A. Estos generan envejecimiento prematuro (manchas y arrugas) y están asociados a la generación de algunos tipos de cáncer en la piel. Una descripción de PA con 4 cruces (PA ++++) indica la máxima protección frente a la radiación UV-A.

 

 

7. Úselo incluso en los días nublados. Estudios advierten que el 90 por ciento de la radiación solar puede atravesar las nubes poco densas. Es perentorio también usarlo así esté bajo la sombra. El rayo solar se reflecta en las diferentes superficies y puede quemar con mayor intensidad. En la arena, el 25 por ciento, en el agua y la hierba el 10 por ciento, y en la nieve, 80 por ciento. Recuerde que la ropa tampoco nos protege por completo del sol.

 

 

8. Bajo el agua también se debe usar bloqueador ya que la radiación solar puede penetrarla. Es necesaria una nueva aplicación de protector solar luego de excesiva sudoración, de secarse con toallas y de salir de la piscina o el mar.

 

 

9. Los bloqueadores solares con pigmentos de color mejoran el acabado de cualquier tipo de piel y evitan el aspecto de mimo. Se pueden usar siempre y cuando tengan protección a rayos UVB y UVA.

 

 

10. Así esté en la casa o en la oficina, aplique el protector solar porque la radiación UV-A puede atravesar los vidrios de las ventanas.

 

 

Fuente: http://www.eltiempo.com/carrusel/tips-para-cuidar-la-piel-del-sol/16434627